Mujeres Emprendedoras - Nunca de Conformes
   
 
  Plan de Empresa
  Mujer de Exito
  => Nunca de Conformes
  Presentación
  Tus Metas
  Contacto
  Enlaces de Interes
  Ideas de Negocios
  4 Pasos para emprender
Puede ser pesado, pero no obtendrás los resultados que deseas a menos que te presiones a ti mismo

Seguramente ya has oído el dicho: "Todo el mundo quiere ir al cielo, pero nadie se quiere morir". Yo veo esa actitud en todas partes: en los negocios, en las inversiones y en la vida de muchas personas. Pregúntale a quien sea: "¿quieres ser rico?", y te responderá: "¡Por supuesto!". Pero pregúntale: "¿estás dispuesto a hacer lo que haga falta?", y con frecuencia te devolverán una mirada vacía. Para mí, la diferencia entre alguien que realiza sus sueños y alguien que no, es que el primero tiene la disposición para hacer lo que se necesita para llegar hasta ahí, y el segundo no.
 
 
En un artículo anterior escribí acerca de los cuatro tipos de personas en que se puede dividir el mundo: aquellas que deben tener la razón, aquellas que deben permanecer cómodas, las que deben ganar y las que deben gustar. Yo soy una mujer del tipo "Debo ganar", y para logarlo a veces uno tiene que hacer cosas que resultan incómodas y difíciles. La prueba más reveladora para un ganador (o perdedor) es cómo responde a la adversidad. ¿Qué hace cuando se halla bajo presión? ¿Retrocede? ¿Se da por vencido? ¿O se arremanga y pone manos a la obra? Y al final, ¿continúa avanzando? Esa respuesta cuando las cosas se complican es lo que señala la diferencia entre ser una persona rica o pobre.
 

La realidad es que a veces necesitas un entrenador. Yo tengo entrenadores en muchas áreas de mi vida: negocios, inversiones, presentaciones, acondicionamiento físico y desarrollo personal. Ellos hacen que responda a un nivel de exigencia alto, cuando mi tendencia natural es a tomarme las cosas con calma.

Un ejemplo: un día estaba trabajando en el gimnasio con mi entrenadorJR cuando me dijo: "Kim, toma la pelota roja para tu siguiente serie de ejercicios? Atravesé el gimnasio y me incliné para recoger la pelota, esperando que fuera bastante ligera, pero era mucho más pesada que la azul y la amarilla, que eran las pelotas a las que estaba acostumbrada. "Muy bien --dijo JR--; quiero que levantes 20 veces la pelota por encima de tu cabeza. Enseguida, haz 20 abdominales y al final 20 sentadillas". Le eché una mirada inquisitiva y me fui a trabajar. Regresé jadeando y resoplando, pero orgullosa de haberlo logrado y lista para continuar con un ejercicio más fácil. En vez de eso, JR dijo: "Buen trabajo. Ahora haz otras dos series".

"¿Dos series más?", protesté. JR sonrió y me dijo: "¿Me pagas para que te sostenga la mano o para obtener resultados? Es tu decisión". En silencio di media vuelta y me fui con mi pelota roja a empezar mi siguiente serie de ejercicios.

Ahí fue cuando me di cuenta de que para obtener resultados en lo que sea, tienes que usar la pelota más pesada. A menudo elegimos los retos o las metas más sencillas, porque es más fácil y más cómodo. Pero para obtener lo que queremos, tenemos que asumir desafíos más duros.

Así que las preguntas "pelota roja" que debes plantearte son:
¿Qué es aquello que, si lo hiciera el día de hoy, mejoraría mi vida dramáticamente?
Una vez que hayas descubierto la respuesta a esa pregunta, pregúntate: ¿realmente estoy dispuesto a hacer lo que se necesite para lograrlo?

Por: Kim Kiyosaki

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=